Cultura General H├şpica

  


Para  escribir de la h├şpica necesariamente se deben nombrar a los caballos, ejemplares domesticados por el hombre, seg├║n informaciones hist├│ricas, desde hace unos 3.500 a├▒os antes de Cristo  y al parecer fueron los pueblos de Asia Central los que lograron tan importante haza├▒a, convirtiendo a esas bestias en un excelente medio de transporte, de carga y de otros usos.

A medida que se produce la evoluci├│n del ser humano, los caballos comienzan a ser empleados como elemento de guerra, siendo pueblos como los hititas, babil├│nicos y asirios los primeros en utilizar caballos en la organizaci├│n de sus fuerzas de choque.

Los alazanes al llegar a la antigua Grecia eran utilizados en la equitaci├│n  y para arrastrar carros, efectu├índose, con fines religiosos, grandes competencias donde los corceles constitu├şan el punto de referencia.

En algunos pueblos se llegaron a celebrar carreras de caballos por espacio de un  mes.  Los romanos heredaron, dice el historiador Jenofonte, la tradici├│n de la utilizaci├│n de caballos en algunas de sus actividades.

Al caer el imperio romano,  la pr├íctica ecuestre se extendi├│ por muchos pueblos del mundo. Durante el Renacimiento, donde adquieren auges todas las actividades del ser humano, entre ellas las artes, la ciencia, la tecnolog├şa, la educaci├│n, la pol├ştica, surgen las llamadas escuelas ecuestres.

Se sabe, de acuerdo a estudiosos de esta actividad deportiva, que ser├í en Inglaterra donde surgen las grandes carreras de caballos de la ├ępoca contempor├ínea, incluyendo para su escenificaci├│n los reglamentos respectivos.  En ese proceso  hist├│rico donde los caballos se tienen como actores,  ya que figuraban con roles protag├│nicos dentro de los juegos ol├şmpicos, donde vemos a los equinos en saltos con obst├ículos.

         LAS PRIMERAS CARRERAS DE CABALLO EN VENEZUELA

Hurgando en los escritos de Beatriz Abache de Vera, se se├▒ala que para el a├▒o de 1877 en Caracas, concretamente en la calle San Juan (situada en un sitio conocido como Palo Grande, donde estuvo una estaci├│n del ferrocarril alem├ín, el mismo que llegaba hasta Los Teques) se corri├│ la primera carrera de caballos purasangre de la que se tenga noticia, dice la autora de la “Historia del hipismo venezolano”.

Para el a├▒o de 1895 se inaugura el hip├│dromo de Sabana Grande, otorg├índosele al periodista Maximiliano Lores un permiso para extender una l├şnea  telegr├ífica que le permitiera trasmitir  las carreras desde el lugar donde funcionaba el hip├│dromo hasta Caracas.

El 15 de febrero de 1908, ocupando la presidencia de Venezuela Cipriano Castro, se inaugura el hip├│dromo de El Para├şso, en terrenos pertenecientes a los hermanos Garc├şa Prim, adquiridos por la suma de 200.000 bol├şvares por  el Jockey Club, en los terrenos donde hoy d├şa est├í ubicado el Liceo Edoardo Crema (antes liceo Aplicaci├│n y el Pedag├│gico  de Caracas, hoy d├şa Universidad Pedag├│gica).  

La primera carrera  escenificada en el nuevo hip├│dromo, con asistencia de una gran cantidad de personas, la gan├│, en una distancia de 1.100 metros el ejemplar “Versus”, perteneciente al se├▒or Eduardo Montalb├ín. Para ese entonces Caracas ya disfrutaba del tranv├şa el├ęctrico y tanto Sabana Grande como El Para├şso se ten├şan como lugares de esparcimiento de las familias caraque├▒as, as├ş como tambi├ęn Macuto, Los Teques y Los Chorros.
                            PRIMER CL├üSICO PRESIDENCIAL

Para el a├▒o de 1910, siendo presidente del pa├şs el dictador Juan Vicente G├│mez,  se corre el primer cl├ísico presidencial en la pista del hip├│dromo El Para├şso, en una distancia de 2.000 metros y con una bolsa de 1800 bol├şvares al ganador y 200 bol├şvares para el que ocupara el segundo puesto, sumas que fueron donadas por el d├ęspota presidente.

Para la d├ęcada de los a├▒os treinta del siglo XX se destacaban como narradores h├şpicos Luis Pl├ícido Pisarello, quien hab├şa llegado de Argentina como empresario art├şstico, representando a Carlos Gardel (inmortal cantante quien realiz├│ en 1935 una triunfal gira en Venezuela) y Eloy P├ęrez Alfonzo, conocido en el ├ímbito de la radiodifusi├│n como “M├şster Chips”. Es importante se├▒alar que  en la pista del hip├│dromo El Para├şso brillaron ejemplares como  “Hipocrite”, “Caim├ín”, “Grano de Oro”, “Sud Oscuro”, “Imparcial”, “Petare”.

En 1958 la afici├│n h├şpica se traslada al hip├│dromo de La Rinconada, inaugurado ese a├▒o y construido  en unos terrenos que hab├şan sido adquiridos por la suma de 22 millones de bol├şvares.